dimarts, 20 de setembre de 2016

Yo soy de una Ëpoca



Yo soy de una Época

Yo soy de una Época : De carencias, si pero de felicidad, de familias severas pero con mucho amor, que nos disciplinaban y educaban y nos enseñaban a respetar a nuestros mayores. Nos enseñaban valores para con la vida y nuestros semejantes.

Mama que hay  para comer, “comida” aquí no se come a la carta hay rancho y punto, y lo que  dejes en el plato para la noche.

Comíamos  llagur (yogurt) y devolvíamos el envase de cristal, merendábamos pan con chocolate, la del pijama que con veinte envoltorios te daban un pingüino de rayas marrón y ocre, o pan con gelatina de tres colores, ¡y crecimos con las tazas de Cola Cao < que bien sabia .>










La ropa que teníamos era de  quita y pon,  las madres después del trabajo. !! por que las madres trabajaban!!  no es una cosa de ahora, lavaban nuestra ropa para que estuviera lista para la proxima vez, por  si acaso, y  los hermanos se pasaban la ropa y los zapatos de unos a otros.

Jugábamos a la comba a rayuela, saltábamos al agachado, y esperando que a las seis pasara el carrito de helados de estos ambulantes.  Los de mi generación  saben de lo que hablo y según había sido el día te lo compraban o no. Si  te portabas mal te daban un cachete o unas palmadas en el culo y sabéis nadie se traumatizaba, así hemos salido de fuertes los de mi generación.

Hacíamos la fiesta de la Comunión, en casa, de menu lo tipico del tiempo  coca de azúcar, chocolate y un gran vaso de horchata.,o tambien pequeños bocadillos de pan blandito.  No había Chiqui  Park, los cumples y los Santos se celebraban en casa y después se arrimaba el hombro y se dejaba todo en perfecto estado, si estabas cansada te aguantabas al fin era tu fiesta.

Por semana Santa mi madre hacia buñuelos fritos con azúcar, los ponía en un barreño tapados con un trapo, y  desaparecían como por arte de magia. Lo que me cuesta de olvidar son los buñuelos de bacalao que nos hacía,  a mi me salen bien,  pero no como a ella, a lo mejor es su ausencia lo que hace que no sepan igual.

Pero ante todo quiero resaltar la falta de ética que hay ahora, este tuteo con todo el mundo lo encuentro insultante. El  tuteo con los profesores y con la gente mayor no lo veo bien, yo creo que con respeto se va mejor y bajo mi punto de vista a los mayores hay que guardarles este  respeto, que las canas y los años les han dado.  Respeto, que no distancia,  no tiene nada que ver.

A las nueve en casa, y por la cuenta que tenias estabas o  te arriesgabas que no te abrieran la puerta y tocara dormir en la escalera.

No veo  felicidad  en los miradas  de los chicos de ahora. , Nosotros con todas  las carencias que  por la Época  habiamos  padecido.  Por venir de una Guerra Civil que enfrento  hermanos con hermanos, fue una guerra cruel y dura, todas las guerras lo son pero las civiles lo son mas creo yo. 

 A los mayores les oía decir que lo que fue duro de verdad fue la  post guerra   por la escasez que había,  de todo por las insuficiencia  de las cartillas de racionamiento, por carecer de lo más básico, por las enfermedades y la miseria., Pero con todo fueron  renaciendo y haciéndose fuertes, y es que nada curte más a las personas, que estar al límite, y ellos lo  estuvieron.



Es verdad que estamos en horas bajas, pero es que en los ojos de la gente no se ve felicidad, ilusión, esperanza, en la mirada solo se ve estrés, distancia  frialdad y poca humanidad, por querer tener,  poseer alcanzar, ¿Y me pregunto, para que  tanto? Están en un sin vivir , yo no cambiaria mi infancia de austeridad  por nada. Yo si fui una niña muy feliz gracias a la familia que me toco.

Ahora son muchos los que llevan a sus niños a interminables actividades para quitarselos de encima, llevan a los mayores a las Residencias y luego se compran un perro para que les haga compañia . Insolito pero veridico.



dissabte, 17 de setembre de 2016

Niños robados

Niños robados

La vida no deja de sorprenderme a veces de forma desagradable. 

Es a veces cuando te reúnes en grupo que hablando de cosas banales,  salen conversaciones que tienen miga.

Fue el otro día en hablando con otras dos amigas, yo soy un poco la agregada ellas lo son desde la época de colegio. 

Hablábamos  y según transcurría la conversación salió el tema hijos. Me dice, tú conoces a mis hijos ¡ no!  y le contesto claro a una más que la otra, pero si les conozco. Entonces me dice es que tengo tres, y he aquí mi asombro y mi extrañeza, me cuenta que siendo muy joven tuvo un hijo que al mes de nacer le dieron  por muerto, sin que nadie llegara a ver el pequeño cuerpo.

Como más me relataba mas asombrada estaba, no salía de mi asombro. Es de estas cosas que oyes por los medios y te dejan K O, pero oyendo contarlo en primera persona,  de tú a tú es impactante, desde que lo he sabido ni cabeza no para de dar vueltas al triste suceso.

Es un poco más joven que yo, pero presiento que su interior es un caos, se ríe, si pero su mirada está lejos, sus ojos tristes, aparte de esto la vida tampoco se lo ha puesto fácil.  La vida nunca te lo pone fácil, pero siempre toca a los mismos.

Creo que son muchas las veces que aprendes a  base de los golpes, estos golpes a traición  que la vida te da, cuando más fuerte te golpea  mas vacunado estas,  llegando al momento que estas inmunizado para todo malo  que puede venir. Eres como un “Punching ball” en un cuadrilátero de boxeo.

De que sirven las investigaciones si luego no sacan los resultados a la luz, poco les importan los sentimientos de las madres . Entre ellos se tapan unos a otros, la Iglesia la parte más  hipócrita  que existe en nuestra sociedad. La clase médica el corporativismo que gastan es alucinante, después de hacer las pruebas  y exhumar el pequeño cuerpo se les niega el derecho a saber. 

Ahora por medio de una asociación o plataforma que han creado se volverán abrir los casos no sé si sacaran algo en claro aunque la esperanza es lo único que se pierde, personalmente me gustaría que la investigación diera sus frutos. 

Las madres buscan sus hijos y respuestas, pero es que también hay hijos que buscan sus verdaderos orígenes e indagan y de esto hay pruebas, a mi amiga hace unos meses le llamo un chico que le pregunto si podía ser el su hijo, pero por la edad no era posible. 

Así habrá infinidad de casos de frustraciones  y de esperanzas  rotas,  lagrimas, muchas lagrimas vertidas con desesperación al ver la impotencia que te queda, de ver la indiferencia  con que tratan a las madres,  va por encima de la ética de la razón y la moral, ¿saben acaso que es esto?.

 Nada me gustaría mas que al fin pudiera dar carpetazo a esta parte desagradable de su vida, que al fin pudiera dormir  con la tranquilidad de saber la verdad y no estar con esta incertidumbre, esto es un sin vivir.

,