dimarts, 20 de setembre de 2016

Yo soy de una Ëpoca



Yo soy de una Época

Yo soy de una Época : De carencias, si pero de felicidad, de familias severas pero con mucho amor, que nos disciplinaban y educaban y nos enseñaban a respetar a nuestros mayores. Nos enseñaban valores para con la vida y nuestros semejantes.

Mama que hay  para comer, “comida” aquí no se come a la carta hay rancho y punto, y lo que  dejes en el plato para la noche.

Comíamos  llagur (yogurt) y devolvíamos el envase de cristal, merendábamos pan con chocolate, la del pijama que con veinte envoltorios te daban un pingüino de rayas marrón y ocre, o pan con gelatina de tres colores, ¡y crecimos con las tazas de Cola Cao < que bien sabia .>










La ropa que teníamos era de  quita y pon,  las madres después del trabajo. !! por que las madres trabajaban!!  no es una cosa de ahora, lavaban nuestra ropa para que estuviera lista para la proxima vez, por  si acaso, y  los hermanos se pasaban la ropa y los zapatos de unos a otros.

Jugábamos a la comba a rayuela, saltábamos al agachado, y esperando que a las seis pasara el carrito de helados de estos ambulantes.  Los de mi generación  saben de lo que hablo y según había sido el día te lo compraban o no. Si  te portabas mal te daban un cachete o unas palmadas en el culo y sabéis nadie se traumatizaba, así hemos salido de fuertes los de mi generación.

Hacíamos la fiesta de la Comunión, en casa, de menu lo tipico del tiempo  coca de azúcar, chocolate y un gran vaso de horchata.,o tambien pequeños bocadillos de pan blandito.  No había Chiqui  Park, los cumples y los Santos se celebraban en casa y después se arrimaba el hombro y se dejaba todo en perfecto estado, si estabas cansada te aguantabas al fin era tu fiesta.

Por semana Santa mi madre hacia buñuelos fritos con azúcar, los ponía en un barreño tapados con un trapo, y  desaparecían como por arte de magia. Lo que me cuesta de olvidar son los buñuelos de bacalao que nos hacía,  a mi me salen bien,  pero no como a ella, a lo mejor es su ausencia lo que hace que no sepan igual.

Pero ante todo quiero resaltar la falta de ética que hay ahora, este tuteo con todo el mundo lo encuentro insultante. El  tuteo con los profesores y con la gente mayor no lo veo bien, yo creo que con respeto se va mejor y bajo mi punto de vista a los mayores hay que guardarles este  respeto, que las canas y los años les han dado.  Respeto, que no distancia,  no tiene nada que ver.

A las nueve en casa, y por la cuenta que tenias estabas o  te arriesgabas que no te abrieran la puerta y tocara dormir en la escalera.

No veo  felicidad  en los miradas  de los chicos de ahora. , Nosotros con todas  las carencias que  por la Época  habiamos  padecido.  Por venir de una Guerra Civil que enfrento  hermanos con hermanos, fue una guerra cruel y dura, todas las guerras lo son pero las civiles lo son mas creo yo. 

 A los mayores les oía decir que lo que fue duro de verdad fue la  post guerra   por la escasez que había,  de todo por las insuficiencia  de las cartillas de racionamiento, por carecer de lo más básico, por las enfermedades y la miseria., Pero con todo fueron  renaciendo y haciéndose fuertes, y es que nada curte más a las personas, que estar al límite, y ellos lo  estuvieron.



Es verdad que estamos en horas bajas, pero es que en los ojos de la gente no se ve felicidad, ilusión, esperanza, en la mirada solo se ve estrés, distancia  frialdad y poca humanidad, por querer tener,  poseer alcanzar, ¿Y me pregunto, para que  tanto? Están en un sin vivir , yo no cambiaria mi infancia de austeridad  por nada. Yo si fui una niña muy feliz gracias a la familia que me toco.

Ahora son muchos los que llevan a sus niños a interminables actividades para quitarselos de encima, llevan a los mayores a las Residencias y luego se compran un perro para que les haga compañia . Insolito pero veridico.