dimecres, 10 d’agost de 2016

La vida



La vida 2.
Conforme va pasando la vida, veo la fragilidad del ser humano ante la crudeza de las adversidades con las que tenemos que capear.

Y no queda otra, personalmente he pasado por  experiencias muy dolorosas, pero siempre alguien o alguna razón detrás que te empuja a seguir.

Tengo ahora mismo a dos personas  muy queridas que están viviendo la mayor pesadilla que puede haber, la de ver como enferman tus seres queridos y bailar con la impotencia de no poder hacer nada.

La primera es Fina, su hija es muy joven con dos hijos un  adolescente y una niña pequeña, pasa unos momentos durísimos y con la incertidumbre de lo que pueda pasar y dudando  si podrá ver crecer a sus pequeños.

La otra es Ana el problema lo tiene  su pareja, la vida se lo está poniendo muy difícil para seguir, he llegado a la conclusión, que la vida es muy sabia al tiempo que es dura, muy dura, y que de nada sirve revelarte a sus pruebas o retos 

Cuando vives algo tan fuerte y como sufren las personas que tanto quieres piensas, ¿Por qué a mí……. porque este castigo?  Y cuestionas las creencias la fe y otros valores, entre otras cosas. 

Soy creyente  a mi manera, hace unos años mi hijo me hizo reflexionar, me dio a entender que todo pasa por algo, a veces creo que tenía razón. La muerte es muy dura y cuesta seguir cuando abandonando el estado físico pasan al Espiritual.

Me he revelado a muchas cosas, he dejado de andar adoctrinada para ser yo, se está acercando el aniversario  que nos dejo. Este día le llevare flores  y cerrare una etapa de mucho dolor  en mi vida. Nunca se puede decir esto no lo hare mas, pero mi intención es aparcar las visitas  a dicho lugar, quizás hasta el día que me toque partir.

Creo firmemente que aquí no acaba todo que si hay algo mas, bien si me equivoco no pasara nada.

A ti Fina te comprendo muy bien y tú lo sabes, comparto tu dolor, un hijo es lo más grande  y hermoso creado por nosotras con todo el amor del mundo. A ellos les hablamos sin intermediarios  por algo hemos sacrificado muchas cosas en su beneficio.

Ana a ti  que te voy a decir que tú no sepas, por la edad tenemos pocas cosas que se nos escapen, ves cómo se va apagando y no lucha, porque sospecha que la partida la tiene perdida, cuando la muerte se  acerca desgraciadamente siempre gana la partida.

Hay algo que pocas veces he comentado, mi madre y mi marido empezaron a morir el día que Carlos voló al infinito, a partir de este día se fueron dejando ir, y decidieron no luchar ,mi madre hablaba poco pero su mirada lo decía todo. Que voy a decir del padre, ¡ de su mirada con los ojos llenos de agua!, que se fue encerrando y apenas salía, que …..resumiendo el mundo se le quedo grande.

Soy poco de rezos, soy más de luz, he perdido la cuenta de las velas y velitas que abre encendido, hasta el día que me di cuenta que de nada servía  ellos no volverían. Con todo  el día que toca tienen su misa  faltaría más.